Bienestar y Salud

Ser más positivo

Hoy en día, sabemos, que el auténtico optimismo tiene una base muy diferente al de la auto-sugestión. Las personas positivas no lo son porque se dicen a sí mismas frases optimistas. Lo son porque “creen” en una visión positiva de la vida que, además, se ajusta a la realidad…
23/03/2012
www.rafaelsantandreu.es

Por Rafael Santandreu

http://www.rafaelsantandreu.es/

CENTRO DE TERAPIA BREVE - C/ Córcega, 240, 2º 1ª. Barcelona - TEL: 934351658 (contestador) y 615581369 (móvil).

A finales del siglo XIX y principios del XX, vivió un psicólogo francés muy conocido en su época llamado Émile Coué. Su fama se debía a un sistema psicoterapéutico de su invención llamado “coueísmo”. Coué creía que si las personas se decían a sí mismas frases positivas se podían convertir en hombres y mujeres positivos. Incluso elaboró una frase ideal para decirse todos los días: “Día tras día, en todos los aspectos, me va mejor y mejor”.

Periódicos de todo el mundo le hacían entrevistas y describían su consulta atiborrada de pacientes: hombres, mujeres y niños con enfermedades nerviosas que en pocos días sanaban como por arte de magia. A una señora con jaquecas muy severas, le decía: "Madame, debe usted repetirse todos los días, veinte veces seguidas, la siguiente frase: Día tras día, en todos los aspectos, me va mejor y mejor."

Al cabo de una semana, la paciente volvía al consultorio del profesor Coué totalmente libre de dolores de cabeza y éste le explicaba entonces a la paciente que debía seguir repitiéndose la frase mágica el resto de su vida. Émile Coué publicó un libro sobre su método y fundó la Sociedad de Psicología Aplicada de Lorraine, pero su fama se desvaneció totalmente antes de su muerte y sus sistemas cayeron en el olvido, al menos para la psicología científica actual. Y no sin razón.

El método de Coué es, en realidad, un sistema de autosugestión. Los psicólogos sabemos que los seres humanos somos muy susceptibles a las sugestiones. Es decir, es muy fácil convencernos a partir de mensajes sugerentes. De hecho, la hipnosis consiste en introducir a una persona en un estado parecido al del sueño en el que se le puede convencer de casi todo. Por ejemplo, de que un limón tiene el sabor sabroso de una manzana.

Las personas somos fácilmente influibles, para bien o para mal. Es más, nosotros mismos podemos convencernos de muchas cosas. Si cada día te repites frases negativas como: “Qué tonto soy” o “No valgo para nada”, es muy posible que acabes creyéndotelo. Por eso, Émile Coué llegó a la conclusión que decirse cosas positivas es la manera más sencilla y rápida de tener salud mental. Pero se equivocaba.

Y el eje de su error estaba en que el poder de las sugestiones tiene muy poca vigencia, su efecto apenas dura unas horas. Y, además, si la realidad contradice a los mensajes, su poder de sugestión se pierde. De hecho, un buen seguimiento de las “curaciones” de Coué hubiese revelado que, al cabo de unas semanas o meses, los pacientes volvían a sus problemas emocionales de siempre.

El auténtico optimismo

Hoy en día, sabemos, que el auténtico optimismo tiene una base muy diferente al de la auto-sugestión. Las personas positivas no lo son porque se dicen a sí mismas frases optimistas. Lo son porque “creen” en una visión positiva de la vida que, además, se ajusta a la realidad. Dicho de otra forma: no sirve de mucho repetirse como un loro que “las cosas marchan bien” o “soy muy guapo” sino que hay que creer profundamente que la vida tiene mucho que ofrecer casi en cualquier situación y que con un poco de esfuerzo, somos capaces de realizar cosas gratificantes y con sentido. Y este tipo de filosofía positiva hay que creerla con pruebas y argumentos. Esto es: razonar frente a repetir. Pensar frente a parlotear.

Llenando la botella

Lola era una mujer de treinta y cinco años de edad que acudió a terapia porque estaba deprimida. La vida, para ella, era una “basura”. Tenía una trabajo horroroso en una cadena de producción de una fábrica. Su novio era un tipo triste y aburrido. Y, para rematar la faena, no se llevaba bien con sus padres y hermanos. Y, claro, después de varios años así, no tenía fuerzas para ponerse a cambiar sus circunstancias. Estaba atrapada en un mundo gris, monótono y desagradable.

–Dime, Lola, al menos, tú tienes trabajo, ¿verdad? –le preguntó su terapeuta.

–Sí, visto así, es una suerte hoy en día- respondió ella.

–Y, aunque tu novio sea aburrido, no estás sola –prosiguió el psicólogo.

–Ya, es verdad.

–Y siempre podrías mejorar tu relación con tu familia, aunque te cueste y haya mucho por trabajar. ¿O no? –dijo el terapeuta.

Después de una reflexión así (aunque mucho más larga, claro está), Lola, como la mayoría de las personas, era capaz de ver las cosas desde un punto de vista más realista y optimista. Lo que necesitaba era aprender a hacer ese trabajo mental consigo misma, sin la ayuda de un terapeuta: aprender a razonar, a argumentar positivamente.

Por eso, los psicólogos damos a nuestros pacientes deberes para hacer en casa en los que tienen que pensar:

• ¿cuál es realmente mi situación comparado con el que de otras personas con dificultades?,

• ¿conozco a alguien que en mis circunstancias, optaría por no quejarse y aprovechar sus capacidades para mejorar?,

• ¿aunque muchas cosas vayan mal, existe alguna forma de gozar de la vida, por remota que sea?

En este tipo de razonamiento está la clave del auténtico optimismo y la positividad. Si llevamos a cabo una reflexión enérgica y perseverante, no tardaremos mucho en empezar a cambiar. Y, desde el lado soleado de la vida, te lo aseguro, se vive mucho mejor y, además, tenemos más fuerza para cambiar lo que no nos gusta.

Tras unos pocos meses de terapia, Lola empezó a ganar optimismo. Cuando hablaba de su novio, ya no lo describía tan duramente como antes: "Es verdad que no es muy activo, pero nunca dice que “no” a un plan si se le ofrece."

Su visión de su familia nuclear tampoco era tan mala: "Mi familia que es como todas, tiene cosas buenas y malas, pero son los que, pase lo que pase, siempre te querrán."

Y, finalmente, decidió que iba a cambiar de empleo. No sabía exactamente lo que quería hacer, pero con el apoyo de su novio y de sus padres fue capaz de lanzarse a la piscina y empezar a enviar currículums en otros ámbitos de trabajo.

A nivel emocional, lo que Lola aprendió a hacer fue manejar sus propias valoraciones de la vida, de lo que le sucedía. Todos los días, con esfuerzo, hasta que empezó a pensar de otra forma. Es algo que todos podemos aprender a hacer: ser positivos para sacar lo mejor de nosotros mismos, para aprovechar lo bueno de la vida.

Para ganar positividad

Ábrete al mundo: si te fijas en lo que sucede a tu alrededor y te interesas por las vidas de los demás, verás que en todas partes ocurren desgracias, hay carencias y problemas. Pero si te fijas bien, verás que muchas personas no dejan que eso que les falta les impida ser felices. Tú puedes hacer lo mismo: es la base del pensamiento positivo.

Educa tu mente: cuando te encuentres desanimado, date argumentos a favor de la alegría y sé consciente de tus oportunidades Y hazlo enérgicamente. Verás que las emociones te acompañarán.

No necesites tanto: todos conocemos a personas que viven con poco pero son felices. Y es que, en realidad, todas esas “necesidades” inventadas del mundo moderno no son más que espejismos. Está bien disfrutar de los bienes materiales, pero si no los tienes, tampoco es para tanto: la belleza, la amistad y el amor son gratuitos. ¿Necesitas algo más?

Sobre Rafael Santandreu:

Psicólogo colegiado en el Col.legi Oficial de Psicòlegs de Barcelona. Nº 8711

Licenciado enPsicología por la Universidad de Barcelona

Especialización en Psicología Clínica en elCentro di Terapia Strategica de Arezzo(Italia)

Fue redactor jefe de la revista de divulgación en psicología Mente Sanade RBA, durante más de tres años

Fue profesor de la Universidad Ramon Llull de Barcelona durante cuatro años

Actualmente formador en psicología en el Col.legi Oficial de Metges de Barcelona

Link: http://www.rafaelsantandreu.es/articulos.html



Comentar


Los beneficios de un buen desayuno
Nutrición27/02/2015

Los beneficios de un buen desayuno

Es la primera comida del día y tiene la función de recargar de energía al organismo para iniciar las actividades. Incorporarlo como hábito ayuda a mantener un peso saludable y prevenir enfermedades.
¿Por qué roncamos?
Bienestar y Salud 26/02/2015

¿Por qué roncamos?

El ronquido se produce como consecuencia de una resistencia al flujo áereo en la vía aérea superior.
Las gemas y los chakras
Bienestar y Salud 24/02/2015

Las gemas y los chakras

Las piedras que ayudan a equilibrarnos
Una mala alimentación, el talón de Aquiles del sistema inmune
Nutrición23/02/2015

Una mala alimentación, el talón de Aquiles del sistema inmune

El buen estado del sistema inmunológico es fundamental para prevenir y combatir enfermedades. Los nutrientes que no deben faltar y una guía de hábitos saludables
10 tips para cuidar las rodillas
Fitness19/02/2015

10 tips para cuidar las rodillas

Es habitual escuchar que deportistas profesionales y amateurs se lesionan estas articulaciones. Consejos para evitar que la actividad física dañe esta zona del cuerpo.
“El cuerpo y la mente son uno, y lo que llevamos a nuestra boca alimenta a ambos”
Nutrición18/02/2015

“El cuerpo y la mente son uno, y lo que llevamos a nuestra boca alimenta a ambos”

Entrevista: Doctora Georgina Alberro. Médica especialista en Nutrición.
Comé proteínas y, ¡mitos out!
Nutrición15/02/2015

Comé proteínas y, ¡mitos out!

Mitos y verdades sobre un grupo de alimentos que tenemos que incluir en nuestra dieta diaria
Los secretos de la naturaleza y los beneficios de la chía, la sábila y el nopal
Everydayme13/02/2015

Los secretos de la naturaleza y los beneficios de la chía, la sábila y el nopal

Descubre lo que la naturaleza tiene para ofrecerte, a través de conocer las propiedades y beneficios de estos tres alimentos.
¿Es posible controlar la ansiedad?
Ansiedad11/02/2015

¿Es posible controlar la ansiedad?

Algunos nos sentimos inquietos por naturaleza, otros ante una situación determinada. El punto es que se trata de una sensación que nos causa angustia, desesperación y el sentimiento de querer todo ya. Te dejamos algunos consejos para bajar la anisedad.
Conocé el poder de los mandalas
Mandalas10/02/2015

Conocé el poder de los mandalas

Aunque no lo creas, dibujar y pintar mandalas sirve para relajar tu mente y cambiar tus estados de ánimo. Si usás los colores adecuados, los círculos pueden convertirse en tu mejor terapia. Enterate cómo, en esta nota.

1  2  3  4  5